IIMCH

El Instituto de Ingenieros de Minas de Chile es una Corporación de Derecho Privado que no persigue fines sindicales ni de lucro. Fue fundada en Santiago el 29 de septiembre de 1930 y su acción la sustenta en asuntos técnicos y académicos.

 

Reúne a los Ingenieros Civiles de Minas, Metalurgistas, Geólogos e Ingenieros Civiles de otras especialidades que se desempeñan en la industria minera, metálica, no metálica, plantas de beneficio, refinerías y fundiciones.
Acoge también, como Miembros Asociados, a otros profesionales ligados al sector, tales como abogados, periodistas, contadores auditores, ingenieros de ejecución, bioquímicos, historiadores, etc.

Historia

historiaEntre 1916 y 1930, habían salido de la Universidad 70 ingenieros de minas, que con las promociones anteriores, constituían un número de profesionales suficientes para constituir una agrupación como la propuesta por don Pedro Alvárez Suárez en 1916.


Así fue como el 29 de septiembre de 1930, se reunieron en los salones de la Sociedad Nacional de Minería, Sonami, un grupo de 22 ingenieros de minas (al que adhirieron 19 ingenieros más que por estar en terreno, lo hicieron por correspondencia o telegráficamente) con el fin de formar una organización profesional que llevó y lleva el nombre de Instituto de Ingenieros de Minas de Chile, el que serviría de vínculo de unión de todos los Ingenieros de Minas del país.


Las consideraciones que sirvieron de base para la constitución del Instituto fueron varias y entre ellas destacan el importante número de profesionales del ramo que existía en la época y sus ganas de colaborar con el Supremo Gobierno para levantar a la minería de su decadencia; la constante orientación técnica que necesita la minería, primera fuente de riqueza del país, y la necesidad de
constituir una agrupación que representara, en forma autorizada, la opinión de los Ingenieros de Minas y ofreciera su colaboración oficial a los Poderes Públicos e instituciones encargadas de velar por el fomento de la industria minera.

En dicha Junta Constitutiva se adoptaron los siguientes acuerdos:

  1. Crear el Instituto de Ingenieros de Minas de Chile;
  2. Comunicar y ofrecer al Supremo Gobierno (por intermedio del Ministerio de Fomento) la decidida cooperación para resolver los problemas técnicos de la minería nacional.

Incorporación al IIMCh

incorporacion_iimchSon muchas las razones para que un profesional de la minería se interese por ingresar al Instituto. La más importante, tal vez, es tener la posibilidad de pertenecer a la Organización que agrupa a sus pares y, de este modo, dejar de ser un ente aislado; porque más allá de las ventajas del individualismo que la sociedad de consumo defiende, el hombre continúa siendo un ser eminentemente social. Este sentido de pertenencia permite agruparse según intereses y afinidades comunes, tanto en lo social y cultural, como en el especializado ámbito de nuestra profesión.


Es importante no olvidar, como marco de referencia, que la economía en Chile ha sido y es dependiente, en medida importante, de la industria minera. Por ello, parece obvio resaltar que los profesionales que poseen los conocimientos específicos que permiten desarrollar la actividad minera (ingenieros de minas, metalurgistas, geólogos, técnicos, empresarios mineros, etc.) debieran ser quienes más conozcan esta actividad económica y, en consecuencia, su participación en la toma de las decisiones que orienten las políticas del país en lo referente a ésta, debiera ser relevante.

A nuestro juicio otra razón fundamental para ingresar al Instituto de Ingenieros de Minas de Chile es su absoluta prescindencia de objetivos político-partidistas o gremiales.

El nivel de excelencia que ha mantenido en la admisión de sus miembros y su larga trayectoria de apoyo desinteresado a las actividades que han regido los destinos del país desde su fundación, en materias de técnica y política minera, convierten al instituto en un vehículo privilegiado para que los ciudadanos interesados en aportar a materias ligadas a la industria minera, puedan hacer llegar su voz a los centros de toma de decisiones.